Qué es una #Fixie y porqué nos gustan tanto

Este pretende ser el primero de una serie de artículos dedicados exclusivamente al mundo de las bicicletas fixie. Como no podría ser de otra manera, empezamos esta entrega describiendo qué es una bicicleta fixie desde un punto vista mecánico y técnico, y dándote unas cuantas razones de por qué son tan divertidas este tipo de bicis.

Tres nombres para una bici

El término fixie viene, como seguramente sabrás, del inglés y es una abreviación de la palabra fixed-gear o, como diríamos en español, piñón fijo. Los tres términos son por lo tanto intercambiables y hacen referencia al mismo tipo de bicicleta. La fixie es considerada como uno de los modelos de bicicleta más antiguos y simples que existen en el mercado, ya que no disponen ni de manetas de cambio, ni de desviadores, ni de múltiples platos y piñones. Su principal característica es que tiene una sola marcha y que el piñón de la rueda trasera gira de forma solidaria con la cadena y con los pedales… y te estarás preguntando, ¿qué significa esto? Esto quiere decir que siempre que la bicicleta está en movimiento, los pedales también lo están y, por lo tanto, tus piernas. Y a menos que estés parado, siempre tendrás que pedalear cuando estés subido en una fixie. Además, se puede frenar haciendo una fuerza contraria al sentido de la marcha. Por este motivo, verás que algunas fixie no llevan freno trasero, ya que estrictamente no es necesario; podemos frenar con los pedales. Sin embargo, para recién iniciados en el mundo de las fixie es aconsejable utilizar el freno manual ya que el método de frenado con pedal requiere mucha práctica y destreza.

889957338387.MAIN889957338400.MAIN889957338417.MAIN889957338424.MAIN889957338493.MAIN

889957338479.MAIN

En nuestras fixie te solucionamos el párrafo anterior, ya que nuestras bicicletas tienen tecnología Flip-Flop, que no es más que la rueda trasera lleva dos piñones, uno a cada lado, uno fijo y otro libre, de este modo si el cliente quiere que la bicicleta frene contra-pedal, pondrá la rueda trasera del lado del piñón fijo. Y si lo que quiere el cliente es una bicicleta que frene con los frenos manuales delantero y trasero, solo tiene que poner la rueda trasera del lado del piñón libre, de este modo el cliente puede dejar de pedalear con la bicicleta en marcha.

La belleza de la sencillez

Sin duda, al principio te parecerá un tanto extraño que alguien esté dispuesto a conducir este tipo de bicicleta cuando la tecnología en el mundo del ciclismo lleva años de desarrollo. Pero precisamente ahí, en la falta de tecnología y carencia de componentes modernos es donde radica la esencia de las fixie. Los enamorados de las bicicletas fixie seguramente estarán de acuerdo en que las principales razones por las que no cambiarían por nada del mundo su fixie son:

  1. Fácil mantenimiento y sencilla puesta a punto. Debido a su simplicidad, el mantenimiento y puesta a punto de las bicicletas fixie es mucho más sencillo que el de cualquier otra bici. La rotura de algún componente y la necesidad de repararlo es por lo tanto menos probable.
  2. Su conducción es adictivamente divertida. Aprender a montar en fixie es como aprender a montar en bici de nuevo. Al principio es un poco desconcertante, ya que cuando bajas una cuesta o vas en llano tiendes a ir en punto muerto sin pedalear, pero ¡la fixie te obliga a mover tus piernas! Sin embargo, una vez que superas esta experiencia de aprendizaje (que podría llevarte un par de semanas), descubres una nueva forma de montar en bici.
  3. Te pone en forma y mejora tu salud. Ir en fixie es una forma estupenda de hacer ejercicio. Muchos ciclistas tienen la costumbre de siempre que pueden ir en punto muerto sin pedalear. Esto hace que tu ritmo de cadencia se rompa y que tus músculos se agarroten. Sin embargo, con una fixie tus piernas siempre están en movimiento y tus músculos están flexibles y ágiles, lo cual favorece la circulación sanguínea.
  4. Conexión ciclista-máquina más directa. Puesto que tus pies están directamente conectados a la rueda trasera a través de los pedales, sentirás la bicicleta como una extensión de tu propio cuerpo. La relación entre el ciclista y la bicicleta es mucho más íntima y tenemos un mayor control de la misma. Además, la pedaleada en una fixie es más eficiente, ya que toda la fuerza que aplican tus piernas se transmite directamente a la rueda sin la intervención de componentes intermedios como desviador, tensor, o buje libre.

Seguro que con todo lo que has leído en este artículo, tienes ganas ya de probar una fixie por primera vez. De todas formas, si todavía tienes alguna reticencia, te convendrá saber que la mayoría de modelos de bicicletas fixie, como los que puedes encontrar en nuestra tienda fixie, montan ruedas traseras con bujes tipo flip-flop. Con esto tenemos la posibilidad de elegir entre modo piñón fijo o modo piñón libre (freewheel), simplemente dándole la vuelta a la rueda trasera. En modo piñón libre, la bicicleta se comporta como una bicicleta tradicional single speed de una sola marcha. En este caso, podemos avanzar en punto muerto y no frenar con los pedales sino con el freno manual.

Recuerda que si estás pensando en comprar una fixie y tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos de manera gratuita y sin compromiso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *