Si eres deportista, la Glutamina es tu amiga

En la Composición de las proteínas están implicados 20 aminoácidos, uno de los cuales es la glutamina. Hablamos de un aminoácido que el organismo puede sintetizar a partir de otros presentes en los alimentos, por eso decimos que es un aminoácido no esencial. La glutamina es el aminoácido que en mayor cantidad encontramos en los músculos, un 60%, estando directamente relacionado con el metabolismo de nuestro cerebro.

Hemos de decir que existen determinadas ocasiones en las que se hace necesario un aporte de glutamina extra en nuestra ingesta diaria de alimentos, con el fin de impedir la destrucción muscular debida a un desequilibrio entre la producción de especies reactivas del oxígeno (iones de oxígeno, radicales libres y peróxidos) y la capacidad de nuestro sistema biológico de detoxificar rápidamente los reactivos intermedios o reparar el daño resultante, o lo que es lo mismo, el estrés oxidativo.

La glutamina en pocas palabras

Entre muchas de las funciones con las que cumple la glutamina en nuestro organismo están: previene la destrucción de masa muscular, mejora los estados depresivos, neutraliza el ácido de los músculos retrasando la fatiga, elimina el amoniaco de determinados tejidos, especialmente del cerebro, eleva la función cerebral y la actividad mental, interviene en la cicatrización de las úlceras digestivas, … Consideramos aquí importante que cuando se cumplan una serie de circunstancias se ingiera un aporte suplementario de glutamina, como son: situaciones de mucho estrés, permanente agotamiento o mucho desgaste físico, desequilibrios alimentarios que nos lleven a destruir masa muscular (catabolismo), impactos o traumatismos musculares y recuperación de lesiones, entrenamiento muy intensos o de ultra resistencia, haber sufrido quemaduras, … Fuente de este aminoácido son tanto los alimentos de origen animal y algunos vegetales. Entre los primeros, los alimentos en que se encuentra una mayor concentración de glutamina están los huevos, el cerdo y el pollo, fundamentalmente entre ellos, en las carnes crudas y en mayor medida en el pavo. Por lo que atañe a los pescados, hablamos del salmón como el “rey” de la glutamina. Es fundamental que estos alimentos se ingieran de la forma más natural posible, debiendo evitarse consumir animales tratados con hormonas, prohormonas u otras sustancias similares. Otra fuente importantísima de glutamina natural son los lácteos, la leche, el yogur y, elevándose por encima de todos, los quesos frescos. Carnes, pescados y lácteos ayudan a recuperarse al tejido dañado después de un intenso esfuerzo físico.

En cuanto a los vegetales, la glutamina se encuentra sobre todo en las espinacas y el perejil crudo y la col.

No debemos dejar de mencionar que encontramos glutamina en forma de suplemento en tiendas especializadas en nutrición deportiva, así como en las legumbres y y en los cereales integrales.

Respecto a la suplementación con glutamina en el deporte y finalizando, la cantidad a tomar será de 5 gramos con agua antes de la actividad física y 10 gramos después del entrenamiento, a los que pueden añadirse 5 gramos más justo antes de irnos a dormir en la noche o de la forma que nos recomiende un especialista titulado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *