3 Ejercicios con fitball para estimular abdominales

La pelota suiza, más conocida como fitball, es cada vez más común en las salas de los gimnasios, acaparando incluso espacios en clases colectivas, dedicadas especialmente a ellas. Pero que no te engañe su apariencia inofensiva. La inestabilidad que genera al incorporarla al entrenamiento incrementa en gran medida la tensión de la zona que estamos trabajando, en este caso el abdomen.

De hecho, un estudio publicado en el año 2009 en el Journal of Bodywork and Movement Therapies comparaba los resultados de distintos tipos de abdominales, entre ellos los realizados con el fitball. La conclusión fue que con estos últimos se conseguía una mayor estimulación de los músculos de la zona media a través del esfuerzo por mantenerse estable.

Así que, si te sientes preparado para dar un paso más en lo que a abdominales se refiere, prueba con estos tres ejercicios :

1. Crunch

Este es el más sencillo, el que suele incluirse en la gran mayoría de las rutinas de abdominales. Con el fitball, lo que cambia respecto al tradicional es que en vez de apoyar la espalda sobre el suelo, se mantiene apoyada sobre la pelota, flexionando las piernas para poder apoyar en el suelo las plantas de los pies. Con los brazos detrás de la cabeza, sin empujarla ni forzar el cuello, el trabajo debe concentrarse en el abdomen durante todo el movimiento. Dejando que la columna siga la curva de la pelota.

2. Superman

Boca abajo,  esta vez lo que se apoya en el fitball es la tripa y los que tocan el suelo son una mano y el pie contrario, manteniendo el equilibrio. En este ejercicio es importante mantener la tensión del abdomen para que la pelota no se mueva mientras que el cuerpo permanece alineado. Con él se trabajan también las lumbares, imprescindibles para proteger la columna y tener una postura correcta y equilibrada.

3. Abdominales en “V”

La primera vez que realicé este ejercicio he de decir que lo subestimé. Parece mucho más fácil de lo que realmente es. Tumbado en el suelo boca arriba, estiras las piernas y los brazos, por encima de la cabeza. En esta ocasión la pelota se sujeta con las manos y se levanta al mismo que tiempo que las piernas, las cuales recogen el balón llevándolo de nuevo al suelo. Así repetidamente.

La pelota ayuda a que nos esforcemos en tener la postura correcta en cada momento del ejercicio, ya que un paso en falso hará que perdamos el equilibrio. Además, sirve para añadir más intensidad a los abdominales de siempre y salir de la zona de confort. Eso sí, si en tierra firme no has conseguido una buena estabilidad espera a alcanzarla para introducir el fitball.

Si todavía no estas preparado/a para este tipo de entrenamiento, te recomendamos que empieces practicando y ejercitando tus abdominales con estas máquinas para abdominales. Además, en nuestra web podrás comprar máquinas para abdominales con las mejores relaciones calidad/precio del mercado.

 

 

Fuente: Yuufit.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *